Calquera neurocientífica había rir de quen afirmase tal hai vinte anos